Acidez Estomacal

Cuando el esfínter se abre frecuentemente o no cierra bien el ácido del estómago regresa al esófago
También conocida como indigestión o ardor de estómago, es una molestia gastrointestinal que se origina por una irritación del estómago y/o esófago causada por hiperacidez que refluja del estómago, es decir que se regresa al esófago y afecta a muchas personas. El síntoma que se manifiesta por dolor y ardor en el pecho, a veces es tan severo que es parecido al de un infarto o ataque al corazón.

El estómago está recubierto en su interior por una mucosa que está protegida contra los efectos de los jugos gástricos, pero existen algunos factores que tienen que ver con la alimentación, la postura o el reflujo gastroesofágico pueden anular esta defensa.

Al comer y tragar los alimentos, pasan por el esófago hacia el estómago, pasando por una válvula llamada esfínter esofagal inferior, que se abre para que la comida pase o salgan los gases (eructo), cerrándose después, para que una vez que los alimentos están en el estómago, se liberen grandes cantidades de ácidos para descomponerlos y digerirlos.

Cuando el esfínter se abre frecuentemente o no cierra bien, el ácido del estómago puede regresarse al esófago, ocasionando una sensación de ardor y quemazón, conocida como acidez.

Este problema debe ser controlado, ya que el ácido estomacal puede llegar a lesionar severamente el esófago, causar úlceras, enfermedad del reflujo gastroesofagal, estenosis o sea estrechar por la inflamación al esófago y hasta cáncer.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es meramente informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables por su uso.

Cáncer de estómago

Es frecuente y de mucho impacto, afecta el proceso digestivo y puede ser mortal si no se detecta a tiempo

El estómago es un órgano hueco situado en la zona más alta del abdomen y forma parte del sistema digestivo. Tiene forma de una bolsa en forma de gaita y está conectado en su parte superior con el esófago y en la inferior con el intestino delgado y su papel en la digestión de los alimentos es fundamental.

Los alimentos que empiezan su procesamiento y transformación en la boca con la masticación y con la ayuda de la saliva, pasan en forma de bolo suave, al estómago que comienza a contraerse rítmicamente para amasar y mezclar la comida con los jugos gástricos que produce, con el fin de convertir el bolo en una pasta casi líquida que pasará por el píloro, al intestino delgado en donde los nutrimentos serán absorbidos y llevados por el torrente sanguíneo a todo el organismo.

Los jugos gástricos son producidos por células especiales que cubren el interior del estómago y que al mezclarse con la comida permiten su transformación al mismo tiempo que protegen al estómago.

Cuando se desarrollan células malignas en el estómago se ocasiona un cáncer también conocido como cáncer gástrico.

Como la mayoría de los cánceres, este también puede desarrollarse lenta y silenciosamente sin provocar síntomas que hagan sospechar de la enfermedad. Los primeros síntomas también suelen confundirse con los de una indigestión o malestar estomacal común, con inflamación después de comer, pérdida de apetito, náuseas leves o acidez entre otras molestias.

Entre los factores de riesgo más comunes están:

La edad, ya que es más frecuencia en personas mayores de 50 años.
El sexo, ya que se presenta con mayor frecuencia en hombres que en mujeres
El padecer con frecuencia infecciones no controladas causadas por la bacteria llamada Helicobacter pylori.
El tener antecedentes de familiares cercanos con este tipo de cáncer.
El fumar.
El tomar en exceso bebidas alcohólicas.
El mantener una dieta seca y salada, alta en contenido de grasa y poca fibra.
El consumo excesivo de alimentos con conservadores, ahumados y muy salados y la falta de frutas y vegetales en la dieta..
El padecer un trastorno llamado gastritis atrófica o gastritis crónica, enfemedad de Ménetrier, pólipos en el intestino grueso, poliposis gástrica, anemia perniciosa y otros trastornos genéticos que se relacionan con el cáncer de estómago.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

Gastroenteritis infecciosa

Enfermedad provocada por bacterias y microorganismos, puede ser grave y debe ser controlada adecuadamente.

La gastroenteritis infecciosa, es una enfermedad causada por microorganismos, virus, bacterias o parásitos o por las toxinas que algunos de estos producen en el intestino, ocasionando su inflamación o alteraciones que le impiden funcionar adecuadamente.

Esta enfermedad es muy frecuente y puede ser muy peligrosa y hasta mortal en niños menores de 5 años y personas mayores de 75 años, sobre todo en aquellas que padecen desnutrición o su sistema inmunológico está disminuido.

Algunos de los microoganismos que la ocasionan son: Virus como los Rotavirus, Adenovirus entéricos y Astrovirus; Bacterias como la Salmonella, la Shigella, el Vibrion Colerico, el Campylobacter y la Escherichia Coli; Parásitos como la Entamoeba histolítica, la Trichinella spiralis, o la Schistosoma.

Estos microorganismos o parásitos se adquieren por medio de alimentos o agua contaminados y producen la enfermedad cuando llegan al intestino y se multiplican o instalan en él.

Para que este cuadro pueda desarrollarse, es necesario que los agentes responsables alcancen al intestino, acarreados por el agua o los alimentos y puedan flanquear algunos mecanismos de defensa como la acidez del estómago, flora de microorganismos habituales del intestino, contracciones intestinales y diversas sustancias que impedirían la colonización e infección intestinal.

Helicobacter Pylori

¿Qué es el Helicobacter Pylori?

El Helicobacter pylori (H. pylori) es una bacteria en forma de espiral que se encuentra en la capa mucosa gástrica, o adherida al epitelio del estómago. Es responsable de más del 90% de las úlceras duodenales y de hasta el 80% de las úlceras gástricas. Hasta 1982, año en que fue descubierta, se pensaba que las principales causas de úlcera eran las comidas picantes, el ácido, el estrés, y el estilo de vida.

La mayoría de los pacientes recibían tratamientos a largo plazo, como antagonistas de los receptores de la histamina tipo 2, o más recientemente, inhibidores de la bomba de protones, que inhiben la secreción ácida, sin conseguir resultados definitivos. Estas medicaciones mejoran los síntomas ulcerosos, disminuyen la inflamación de la mucosa gástrica, y pueden llegar a curar la úlcera, pero no tratan la infección.

¿Con qué frecuencia aparece el Helicobacter pylori?

Aproximadamente dos tercios de la población mundial está infectada por el H. pylori.

En los Estados Unidos de América, esta infección es más prevalente entre los adultos mayores, afro americanos, hispanos y grupos con nivel socioeconómico bajo. En España la prevalencia de la infección por H. pylori es de aproximadamente el 50% de la población.

¿Cómo se diagnostica la infección por Helicobacter pylori?

Pueden usarse varios métodos para el diagnóstico de la infección por H. pylori. Los estudios serológicos que miden anticuerpos específicos Ig G contra la bacteria pueden determinar si una persona ha sufrido infección. La sensibilidad y especificidad de estos estudios se encuentra entre 80% y 95%, dependiendo de cual de ellos se use. Un método diagnóstico muy interesante es el TEST DEL ALIENTO o PRUEBA EN EL ALIENTO.

Hepatitis

Enfermedad que según el tipo ocasiona daños graves en el hígado. El más peligroso es el tipo B, que es la enfermedad infecciosa con más casos de contagio en el mundo y se puede prevenir por medio de una vacuna

La hepatitis, es una enfermedad infecciosa que afecta por igual a ambos sexos y por lo general todas las personas hemos padecido algún tipo de hepatitis durante la vida, aunque no hayamos tenido síntomas.

Se desarrolla por diversos factores, según el tipo: virus, alcoholismo, enfermedades autoinmunes, medicamentos, alimentos contaminados.

La más peligrosa por el tipo de contagio y la capacidad de vida del virus es la hepatitis del tipo B, por la forma de contagio hay algunos grupos con mayor riesgo, como son los hombres homosexuales, las personas con múltiples parejas sexuales, los adictos endovenosos, las personas con problemas inmunológicos y los hijos de madres portadoras del virus.

Por el tipo de daño, duración, agente o causa que desencadena la enfermedad, hay dos tipos de hepatitis:

La hepatitis crónica, que es una enfermedad inflamatoria del hígado que dura más de seis meses. La mayoría de los casos es ocasionada generalmente por virus del tipo C. También puede ser provocada por el consumo de algunos medicamentos como la alfametildopa, nitrofurantoína o dantroleno o por alcoholismo crónico.
La otra es la hepatitis viral enfermedad muy importante por la cantidad de casos que registra. Es provocada por los virus A, B, C, D y E, y por otros como el Citomegalovirus, el Epspein Barr o el Coxackie.

Aunque la hepatitis es causada por distintos tipos de virus y en todos los casos los síntomas son muy parecidos, el modo de transmisión, adquisición, su evolución y el daño de las células del hígado, son diferentes para cada virus y hasta para cada persona, los síntomas pueden ser diferentes.

Las personas que han padecido hepatitis no pueden ser donadoras de sangre, ya que el virus se contagia principalmente por este medio.

Actualmente se cuenta con vacuna para prevenir la hepatitis A y B y es recomendada para todas las personas.

La vacuna de la hepatitis B, ha sido incorporada en el esquema de vacunación infantil de muchos lugares del mundo y también se recomienda aplicarla a todos los adolescentes, hemofílicos, hijos de madres portadoras, familiares de enfermos y personas que por sus actividades o conductas sexuales puedan ser de alto riesgo.

IMPORTANTE El contenido de esta nota es informativo y por ningún motivo suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

Oclusión intestinal

Una dieta pobre en fibra y bajo consumo de agua son algunos de los factores de riesgo

Se le llama así a la incapacidad de tránsito de la materia fecal ocasionada por bloqueo parcial o total de los intestinos.

Los intestinos trabajan de forma normal, mediante movimientos peristálticos constantes que obligan al contenido fecal y a los gases que se forman a avanzar hasta ser expulsados por el recto y ano.

Pueden originarse por causas mecánicas, es decir cuando algo impide el paso de la materia fecal o por falta de fuerza (atonía) de los intestinos.

Se ocasiona por varios motivos entre los que se encuentran:

La formación de un vólvulo o la invaginaron intestinal, son las dos causas mas frecuentes de oclusión intestinal.
Invaginación intestinal, que es la penetración de una sección del intestino dentro de la cavidad o formación de vólvulos.
Inflamación intestinal.
Falta de movimiento intestinal (intestino perezoso).
Presencia de tumores ya sea benignos o cancerosos.
Presencia de parásitos intestinales.
Volvulus o torcimiento del intestino.
Estreñimiento crónico y grave o impactación fecal.
Hernias intestinales.
Adherencias generalmente formadas por alguna cirugía previa.
Como resultado de una peritonitis generalizada, pancreatitis aguda, cólicos vesiculares o uretrales.
Presencia de tumores en otros órganos cercanos que presionen los intestinos.

Este problema se puede presentar a cualquier edad y afectar a personas de ambos sexos y puede ser peligroso, por lo que hay que consultar un médico si los hábitos intestinales cambian durante varios días, para detectar el posible problema y prevenir complicaciones graves y hasta un cáncer intestinal.

Entre los factores de riesgo identificados están: una dieta pobre en fibra y bajo consumo de agua.

La oclusión intestinal debe atenderse de inmediato, ya que puede ser un problema grave por sus complicaciones.

Es importante no automedicarse, tomar laxantes o utilizar enemas ya que se puede complicar el cuadro, debido a que es necesario primero conocer la causa y origen para controlar el problema a fondo.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

Reflujo Gastroesofágico

¿Qué es el Reflujo Gastroesofágico?

Su esófago es un conducto que transporta alimento desde su boca hasta su estómago. En la parte baja de su esófago, cerca de donde se conecta con su estómago, existe un anillo muscular conocido como Esfínter Esofágico Inferior (LES - Lower Esophageal Sphincter). El LES actua como una válvula que permite a los alimentos pasar hacia su estómago, y que impide que los fluidos del estómago y ácidos regresen al esófago.

Si los fluidos del estómago y los ácidos regresan hacia el esófago y lo irritan, usted sentirá una sensación de ardor o acidez. Si esta situación se presenta de forma severa o muy frecuente, entonces es conocida como Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico (GERD - Gastroesophageal Reflux Disease)

Un gran porcentaje de las personas pueden sufrir de acidez, pero esto no los afecta de la misma forma que aquellas que sufren de GERD. GERD puede trastornar todas sus actividades diarias, inclusive el dormir.

Las personas con GERD pueden sufrir uno o más de los siguientes síntomas:

Acidez persistente (el síntoma más común, una sensación de ardor creciente en el pecho)
Un sabor agrio o amargo producto de regurgitaciones del contenido del estómago
Dolor o dificultad al tragar
Episodios de atragantamiento durante la noche
Asma
Dolor de garganta crónico
Tos crónica
Dolor en el pecho que simula una angina
Laringitis

Estos síntomas pueden empeorar después de comer o cuando se inclinan o se acuestan.

Su médico debe determinar a través de pruebas si el síntoma o combinación de síntomas es producto de GERD y que se requiere tratamiento.

¿CÓMO SE TRATA EL REFLUJO GASTROESOFÁGICO?

Los pacientes que sufren de GERD tenían, hasta ahora, dos opciones de tratamiento: medicación o cirugía.

Para muchas personas la medicación diaria resulta suficiente para aliviar los síntomas, pero una terapia diaria de drogas no solo es a menudo costosa, también significa dependencia durante toda la vida. En muchos casos, si la medicación es detenida los síntomas del GERD retornarán rápidamente.

La cirugía puede ayudar a corregir disfunciones del LES, sin embargo esto implica riesgo, hospitalización potencial y un largo periodo de recuperación.

Ahora los pacientes de GERD pueden recurrir al tratamiento Enteryx®.